0

UN PRESIDENTE QUE RESPONDE A LAS NECESIDADES DE LOS POBLADORES CON SU SILENCIO COMPLICE DE LAS DESVENTURAS

 

Foto El Caribe

Mi Humilde Opinion

Danilo Medina es el presidente mudo que no responde a las necesidades de los habitantes de la República Dominicana, aunque en el país ocurran hechos tan lamentable como el ocurrido recientemente al ex astro del Beisbol de Grandes Ligas, David Ortíz.

La República Dominicana está sumida en una ola de inseguridad ciudadana y este presidente, que sentó un precedente comiéndose un tiburón podrido y dejando los más sanos principios de dignidad y decencia política en un zafacón, esta situación no le preocupa en lo absoluto, por el momento su única preocupación, es reelegirse como lo hiciera Rafael Leónidas Trujillo Molina, en los momentos de la cruenta dictadura que implantó.

Danilo Medina, es un hombre que ha demostrado con sus actuaciones, ser un discípulo aventajado de Maquiavelo, ha logrado en base a sus principios de que el dinero todo lo compra, imponer su estilo de gobernar creyendo que está por encima de la ley y la razón.

Su silencio lo condena y la población que está viviendo un auténtico infierno de la manera más torturante, está desprotegida, sumida en la desesperación, pues los delincuentes les han ganado la batalla a las autoridades que este hombre de hablar destemplado, de miradas esquivas y de planes silentes, se ciñe sobre las penurias de un país que está en mismo trayecto del sol, al decir del gran poeta nacional, Pedro Mir.

Los Trinitarios que derramaron su sangre por legarnos una República Dominicana libre y en iguales condiciones sociales para todos, deben estar revolcándose de coraje y la ira de la impotencia los tritura en sus tumbas, presos de la incredulidad ante los desmanes de este hombre que no parece salido del vientre de una mujer, sino salido directamente de las llamas de las diatribas y la intolerancia del infierno.

Cabe recordarle a Danilo Medina sus palabras cuando aspiraba a ser elegido presidente del país, en una reunión en la cual expresó “solo aspiro a cuatro años y nada más, pues seré respetuoso de la Constitución y quien aspire a modificar la misma para alcanzar una reelección, es capaz de comerse un tiburón podrido y tirar en un zafacón los principios de dignidad y decencia política”.

Dígame, señor presidente, se ha limpiado usted el trasero con nuestra Constitución y ahora pretende volver a hacer lo mismo, tanto usted como los que así lo han hecho, han terminado muy mal parado. Mire a su pueblo, está lánguido, desprotegido, desesperado ante tantas maniobras aniquiladoras salidas de su entorno político con su anuencia.

Ha llegado la hora de enarbolar la bandera de la dignidad, del honor, de la solidaridad, de la decencia y disparar así los cañones de la resistencia social y que usted y sus funcionarios vayan a descansar donde deben estar por siempre y para siempre, quemándose en las llamas del infierno que produce la justicia de los pueblos. “Y conoceréis la verdad y la verdad los hará libre”, es la consigna de este pueblo cansado de sus desmanes políticos y de su aberrante silencio.

 

Comparte
Archivado en: Internacionales, República Dominicana Etiquetas: 

Get Updates

Share This Post

Related Posts

Leave a Reply

Submit Comment
© 2019 El Sol De NY. All rights reserved.